El sonido del Sur
que resuena en el mundo

Separador

La historia de Castañuelas del Sur es la de un sonido que viaja desde un pequeño taller de Sevilla en los años sesenta a todos los rincones del mundo hoy en día. 

Esa doble caja de resonancia que inventaran Juan y José Vela resuena en Japón, repica en Nueva Zelanda, y tiene ecos palpitando en los lugares más recónditos del mundo. 

La historia de la familia Vela es la de una pequeña pasión que cabe en una funda de 10 cm pero que contiene miles de años de historia, más de medio siglo de trabajo, y el esfuerzo de tres generaciones de maestros artesanos.

Hermanos Vela en el taller

Doble caja de resonancia:
tradición e innovación

Separador

Castañuelas del Sur nace en Sevilla en los años 80 fundada por los maestros artesanos José y Juan Vela Hernández. Ambos inician su aprendizaje de la mano de su padre en los años 60, a la temprana edad de 7 y 9 años, de este modo van conociendo poco a poco la difícil tarea de la construcción artesanal de la castañuela.

Actualmente, continúa este bello oficio la tercera generación, compuesta por los hijos de Juan y José Vela. Hoy siguen con la misma forma artesanal que sus padres, con el mismo espíritu emprendedor y con el mismo afán por innovar.

Porque Castañuelas del Sur no solo se ha dedicado a preservar una tradición. También ha incorporado innovación durante más de medio siglo. 

Fue Manuel Vela quien por primera vez utilizó el material de fibra para hacer las castañuelas, siendo esta más resistente que la madera ante los cambios de temperatura y con una mayor calidad sonora.

Fueron Juan y José Vela quienes perfeccionaron la castañuela, dejando a un lado lo que fuera un simple complemento en el flamenco para pasar a recibir la importancia que merece como instrumento musical y ampliando el abanico a otros tipos de bailes y música.

Son los creadores de dos grandes innovaciones. La “doble caja de resonancia”, que aporta a la castañuela un sonido más bronco. Y la “fibra negra veteada”, uno de los materiales con más éxito por su sonido adaptable a todos los estilos. También incluyeron nuevos diseños para facilitar aún más el toque de las castañuelas.

 Embajadores de un sonido

Separador

Donde más resuena nuestro sonido es en las manos de los profesionales y en las escuelas. Grandes maestros del flamenco y la danza como Antonio El Bailarín, María Rosa, Marienma, Pilar de Oro y Alfredo Gil, Enrique el cojo, Realito, Jose Antonio, Aida Gómez, Matilde Coral y el gran concertista de Castañuelas Jose de Udaeta.

Elaboramos con mimo las castañuelas para el Ballet Nacional de España, las concertistas Consol Grau, Teresa Láiz y Mar Bezana, y para las principales escuelas de danza, entre muchos otros.

Todos ellos son embajadores de un sonido único. Son cómplices de nuestro sueño porque siga resonando el tañido de las castañuelas en todos los rincones del mundo.